Saltar al contenido

Ejecicios abdominales hipopresivos, explicación.

En el artículo de hoy os queremos introducir en una relativamente nueva tendencia, que cada día está más a la orden del día en variados programas enfocados a la actividad física y la salud, como son los ejercicios abdominales hipopresivos. En primer lugar su práctica se origina este tipo de trabajo abdominal como alternativa a la práctica habitual, que sin bien esa manera de trabajar nuestros abdominales con movimientos clásicos como son los crunch con los que trabajas todo tu CORE tanto en su plano superior, inferior y oblicuo, pueden llegar a ser con el tiempo o derivar en una serie de problemas que afecten al sistema urinario e incluso inconvenientes en nuestra vida sexual.

Mediante los ejercicios abdominales hipopresivos, nuestro objetivo de entrenar los abdominales para obtener un vientre plano y perfectamente tonificado, nuestro objetivo es real.

A día de hoy, debido a que hay un alto porcentaje de la población carece de formación e información sobre ejercicios abdominales hipopresivos, se llega a caer en el tremendo error  de que mediante este tipo de ejercicios no conseguiremos entrenar nuestros abdominales, debido a que muchos de ellos son movimientos en los que se combinan movimientos respiratorios junto con movimientos corporales tanto sentado como de pie, tumbado o de rodillas.

Como evidentemente a primera vista pueden parecer movimientos que se escapan de los que la gran parte de la población conoce y practican a diario, ese desconocimiento es el que nos lleva a rechazar de alguna manera los ejercicios abdominales hipopresivos.

Ejercicios hipopresivos abdominales explicación teórica:

Por lo tanto, mediante este artículo  queremos ponerte o introducirte en el mundo de los ejercicios abdominales hipopresivos, para que poco a poco vayas conociendo diferentes abdominales o mejor dicho, diferentes técnicas de realizar ejercicios abdominales de una manera nada lesiva que pueden realizar todo tipo de personas sea cual sea el nivel de condición física que posea, y eso se convierte sin lugar a dudas en una ventaja. A excepción de este grupo de personas, no es aconsejable que lo practiquen mujeres embarazadas y personas que tiendan a tener la tensión elevada.

ejercicios abdominales hipopresivos

Con este artículo queremos responder a tu pregunta de ¿por qué realizar ejercicios abdominales hipopresivos? y como no, también poner respuesta a ¿Cómo trabajo los ejercicios abdominales hipopresivos? El por qué va enfocado a la práctica de actividad física saludable, podrás trabajar todo tu CORE con movimientos suaves y con un control absoluto de tu esquema corporal y de la respiración.

Para ponerte un ejemplo claro no es lo mismo la persona que trabaja de una manera constantemente dinámica a aquella que tiene que pasar horas delante de un ordenador. El primer caso, se trata de una persona activa con lo cual a base de cargar, caminar, correr tienen por lo general un centro abdominal trabajado, ejerciendo la función de sostenimiento corporal.

Por el contrario, la otra persona que trabaja en el ordenador, es una clara candidata a desarrollar molestias a nivel cervical, lumbar abdominal. Esto es debido a que mediante esa postura vamos comprimiendo nuestrás vértebras y adquiriendo una posición encorvada con la que si no ejercitamos nuestro cuerpo y nuestros abdominales de una manera adecuada y acorde a nuestra manera de vida , pueden ocasionar lesiones crónicas.

Abdominales hipopresivos, ejercicios bien hechos:

Respondiendo a la segunda pregunta ¿Cómo trabajar con ejercicios abdominales hipopresivos? tienes que tener en cuenta una serie de pasos fundamentales:

  1. Cuando adoptes la postura espira todo el aire de los pulmones
  2. A continuación realiza una apnea, es decir, aguantando la respiración
  3. Introduce la barriga como si el obligo quisiera ir a tocar vuestra columna vertebral.
  4. A continuación debes mantener la tensión abdominal el mayor tiempo que puedas
  5. Por último pierde la tensión muscular y toma aire.

Es necesario trabajar a base de un buen número de series para que el entrenamiento sea efectivo. Dedicándole unos minutos al día unas dos o tres veces al día conseguirás reducir considerablemente tus problemas de espalda al mismo tiempo que realizas un trabajo abdominal excelente.

A modo recopilación de todos los beneficios de practicar ejercicios abdominales hipopresivos te mostramos la siguiente tabla.

  • Prevenir posible lesiones derivadas de una atrofia muscular o descompensación muscular.
  • Tonificación de todos los músculos abdominales y pélvicos.
  • Aliviar pubalgias, lumbalgias y otras molestias.
  • Educación corporal a base de movimientos corporales y respiratorios.
  • Vientre plano, ese deseo de muchos y muchas.
  • Beneficios postparto para reestructurar el suelo pélvico y todos los músculos implicados durante el parto.

Un alto porcentaje de gente que practica estos ejercicios son la mujeres que recientemente han dado a luz. Es evidente a primera vista la manera en la que se encuentra toda la zona del vientre en el postparto, por eso muchas mujeres deciden poner en práctica este método abdominal.

También es cierto que no todas estas mujeres consiguen los mismos resultados debido a la constitución de cada una y otros factores, lo que sí es cierto es que todas consiguen resultados tanto a nivel exterior como a nivel interior, de manera que toda la musculatura pélvica y abdominal se va regenerando y recuperando un estado de tonificación óptimo.

Ahora ya sólo nos queda mostrarte una serie de ejercicios abdominales hipopresivos que puedas realizar en cualquier sitio, sea en el gimnasio, tu casa o tu trabajo. Lo que si te aconsejamos que si es la primera vez que tienes contacto con este tipo de abdominales, los abdominales hipopresivos, cuentes con la ayuda de un experto que te guíe en todos los movimientos que tienes que realizar a nivel corporal y respiratorio, con el objetivo de que todos los ejercicios que aprendas, los hagas bajo unas pautas y ejecución de calidad.

Tabla de ejercicios abdominales hipopresivos paso a paso:

El Triángulo:

  1. De pie con los pies unos 20-30 cm separados y ligeramente inclinado hacia adelante, mediante una flexión de rodillas y a continuación apoya ambas manos sobre ellas. Los codos deben flexionarse un poco al mismo tiempo que nuestro mentón se dirige hacia la garganta y el peso del cuerpo cae sobre la punta de los pies.
  2. Coge aire y expúlsalo después repetidas veces abriendo todo lo que podamos las costilas para después realizar una apnea unos 10 segundos. Repite 3 o 4 veces el protocolo.
  3. Una vez terminado este ejercicio realizamos otros a continuación sin realizar paradas entre uno y otro.

De pie:

  1. De pie completamente estirado y espalda recta coloca las manos en la cadera con los brazos en jarras con los codos hacia a fuera.
  2. Inspira y expulsa el aire unas 3 veces. En la última expulsa todo el aire, y sin aire realizamos una apertura de costilla sin introducir aire y mantenemos la tensión unos 10 segundos.
  3. Relaja y coge aire y repite.
  4. Puedes realizarlo igual pero inclinación el peso del cuerpo hacia la punta de los pies.

Cuadrupedia:

  1. A cuatro patas apoyando las rodillas y las manos de manera que éstas se miren la punta de los dedos. Los codos hacia afuera como si nos tiraran de ellos, la espalda alargada y bajo la cabeza haciendo mirar a mis piernas.
  2. Realiza 3 respiraciones normales
  3. Expulsa todo el aire y sin aire abre al máximo las costillas, manteniendo la tensión 10- segundos.
  4. Realiza otras 3 respiraciones normales para relajar y repite.

De rodillas:

Idéntico al anterior pero de rodillas en el cual nos inclinamos ligeramente hacia adelante con las manos y los codos abiertos hacia adelante.

Sentado:

  1. Con las piernas cruzadas, mantén la espalda recta y apoya tus manos encima de las rodillas. Los codos bien abiertos.
  2. Realiza 3 respiraciones y en la última expulsa todo el aire y abre al máximo las costillas y mantén la tensión 10-15 segundos y repite.
  3. Realiza otras 3 respiraciones para relajar y cambia de ejercicio.

Tumbado:

  1. Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los talones apoyados en el suelo, cuerpo estirado como si quisiéramos crecer, brazos flexionado a la altura de los hombros y codos abiertos como si me tiraran de ellos.
  2. Realiza 3 respiraciones normales, en la última expulsa todo el aire abriendo costillas y mantén 10-15 segundos la tensión.
  3. Empuja con las manos un poco hacia arriba y los codos un poco hacia los lados.
  4. Realiza 3 respiraciones normales y repite el protocolo.

Para finalizar creemos que es muy conveniente que le eches un vistazo al video donde podrás ver todas las pautas para realizar cada uno de los ejercicios y poco a poco puedas avanzar en ellos y pasar a ejercios cada vez más complejos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar